Salud y Bienestar

En éste blog encontrareis información referida a salud y bienestar en general.


Deja un comentario

Beneficios de la carne del Pollo

Risto House

Risto House

Risto House

Risto House

Es una de las más recomendadas para incorporar proteínas y nutrientes con un bajo contenido de grasa (si se consume sin piel). Ideal para preparar comidas bien completas para toda la familia. La licenciada Eleonora Puentes explica sus ventajas y cómo podemos incluirla en la dieta diaria, con la riqueza que nos aportan los vegetales, las semillas, las salsas saludables y las hierbas aromáticas.

BENEFICIOS

  • Tiene una importante cantidad de proteínas de alto valor biológico (buena calidad) igual a la carne vacuna.
  • Vitaminas: aporta del complejo B, que protegen al sistema nervioso, e intervienen en el metabolismo que provee la energía al cuerpo para su normal funcionamiento, etc.
  • Minerales: posee hierro, que interviene en la formación de los glóbulos rojos y el transporte de oxígeno;  fósforo, que forma los huesos y potasio, que es esencial para la contracción muscular y el funcionamiento del corazón. También aporta zinc, que mejora el sistema inmunitario, presente especialmente en sus partes más oscuras.
  • Es bajo en colesterol, excepto si se lo come con piel, que tiene muy alto contenido de grasas y de colesterol, al igual que sus interiores.

DIFERENTES PARTES DEL POLLO

PECHUGA: sin piel: es la parte que contiene menos   grasa y  colesterol.

• Calorías: Media pechuga pesa: 150 g (Una suprema o escalopa chica de pechuga (100 g) aporta 92 calorías)

MUSLO: Tiene menos proteínas que la pechuga y el triple de grasa. Pesa entre 200 a 250 g. Lo comestible (carne sin hueso) pesa 120 a 150 g.

• Calorías: Sin piel aporta 128 a 160 calorías y con piel 185 a 215 calorías.

PATA: Al igual que el muslo tienen menos proteínas que la pechuga y el triple de grasa. Pesa 100 a 110 g. Lo comestible (carne sin hueso) pesa 60 a 65 g.

• Calorías: Sin piel aporta 66 a 70 calorías y  con piel 120 a 125 calorías.

ALA: pesa 100 g. Lo comestible (carne sin hueso) pesa 40 g.

• Calorías: Sin piel aporta 56 calorías y con piel 111 calorías.

VÍSCERAS: contienen cinco veces más cantidad de  grasa que el pollo. Aunque las vísceras tienen importantes cantidades de colesterol, poseen un gran aporte mineral y vitamínico.

HÍGADO: tiene nueve veces más contenido en colesterol que la pechuga, pero mucho más hierro.

CONSEJOS DE LA NUTRICIONISTA

Lic Eleonora Puentes, nutricionista

    • El pollo es de fácil digestión y es bien tolerado por quienes sufren trastornos digestivos ya que su tejido conectivo es mas fácil de desintegrar y digerir que  la carne vacuna.
    • Los pollos industriales contienen más hormonas (estrógenos) con el fin de acelerar el aumento de peso de estos animales. Su carne es de sabor más suave y de color más pálido que la de los pollos de granja o rurales. Las hormonas son perjudiciales para el organismo y pueden provocar cáncer de mama,  pubertad precoz, etc.
    • La  alternativa es buscar pollos industrializados pero de menor tamaño  (2 kilos o inferior)  para que no hallan recibido muchas hormonas y consumirlos solo una a dos  veces por semana.
    • En cambio, los pollos de granja o de campo, los ecológicos y los orgánicos son criados en espacios más amplios como los gallineros siendo alimentados con granos, por lo que son más musculosos y menos grasos, resultando su carne más firme y sabrosa. En lo posible, elegir estos pollos, que  deben tener el sello del productor.
    • Al elegir un pollo, comprobar que la piel sea lisa y tersa, que no esté pegajosa y que no presente manchas. Los reflejos verdosos o violetas, o el extremo de las alas oscurecidas son señales de que el pollo no es fresco.
    • Tener en cuenta que el pollo sin eviscerar (con vísceras) solo se mantiene 24 hs en el refrigerador , los eviscerados (sin vísceras) 2 días, el pollo cocido 3 o 4 días y en el freezer de 6 a 8 meses.
      Recuerde: una vez eviscerado y antes de cocinarlo, lavarlo bien por dentro y fuera.

LAS PREPARACIONES LIGHT

  • La pechuga de pollo a la plancha es un plato fundamental para hacer una dieta, ya que tiene pocas calorías. Al cocinarla es más seca debido a su menor contenido en grasa. Es apta para la elaboración de supremas y es aconsejable cocinarlas al horno y no fritas.
  • La pata y muslo es una carne más sabrosa y jugosa, se puede elaborar al horno, parrilla, plancha o prepararlas en milanesa o escalopa,  que se recomienda también cocinar al horno y  no  por fritura.
  • La carcasa y las alas del pollo se pueden congelar y utilizar en otra ocasión para hacer caldos y sopas.
  • Es muy importante que la carne esté bien cocida, de forma que se asegure la destrucción de la salmonella, bacteria causante de la salmonelosis que ocasiona un grave cuadro de deshidratación por vómitos y diarreas.
  • En general, los ejemplares más jóvenes resultan muy apropiados para ser cocinados al horno, mientras que los de mayor edad precisan cocciones prolongadas como guisos y estofados, para conseguir ablandar su carne.
  • Tener en cuenta que el método empleado influye en la cantidad de grasa final y por tanto de calorías. Muchas veces las partes más magras (pechugas) se suelen cocinar con una salsa de crema o acompañarlas con mayonesa o las supremas se hacen fritas: esto aumenta mucho las calorías de la preparación final.
  • En cuanto a las formas de cocción, las más sanas son a la parrilla, plancha, horno o por hervido.
  • Atención: No consumir la piel ya que contiene hormonas y pesticidas que quedan adheridas en ésta.
  • Fuente :Buena Salud
Anuncios


Deja un comentario

Diez beneficios del vino tinto que probablemente desconocías

Salud y Bienestar

Salud y Bienestar

A lo largo de los últimos años, numerosos estudios científicos han probado los beneficios de consumir regularmente cierto tipo de alimentos, capaces de hacernos adelgazar, ayudar al corazón a mantenerse sano o reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, muy pocos productos acumulan tantas cualidades positivas como el vino tinto.

.-Aliado contra la grasa: El consumo de vino tinto activa la función de un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las existentes, según un estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Aunque contiene siete calorías por gramo, en dosis moderadas, contribuye a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer.

2.-Combate las bacteria bucales: Investigadores italianos han confirmado que la costumbre de tratar las infecciones de las encías con vino tiene un fundamento científico. Al parecer, algunos compuestos presentes en esta bebida frenan el crecimiento bucal de los estreptococos y bacterias vinculadas a las caries, además del de otros asociados a la gingivitis y dolores de garganta.

3.-Mejora de la función cognitiva: Alrededor de 70 estudios demuestran que el consumo moderado de vino mejora el funcionamiento del cerebro y, en pequeñas cantidades, previene la demencia. Los científicos creen que se debe a que la elevada presencia de antioxidantes en su composición reduce la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan e inhiben la coagulación, lo que mejoraría el riego sanguíneo.

4.-Complemento placentero: Al degustarlo con moderación se liberan endorfinas en dos áreas del cerebro, aumentando la sensación de placer, de acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de California. Además, si la luz ambiental es roja o azul el placer y el sabor del vino son mucho más intensos que cuando esta posee tonalidades verdes o blancas.

5.-Ejercicio embotellado: Una investigación publicada en The FASEB Journal, sugiere que el resveratrol de la uva disminuye las consecuencias negativas de la vida sedentaria.

6.-Limpiador de paladar: Tomado durante la comida, el vino ayuda a percibir mejor los sabores que cuando esta se acompaña con agua. Esto se debe a sus propiedades astringentes, que evitan la excesiva sensación de grasa causada por alimentos como las carnes rojas y permiten degustar mejor la comida.

7.-Reduce riesgo de cáncer: El vino tinto ayuda a reducir el riego de cáncer de pulmón en hombres, sobre todo si son fumadores. Además bloquea el crecimiento de las células responsables del cáncer de mama. Estas propiedades podrían deberse a que uno de sus componentes, el resveratrol, frena los efectos del estrógeno, la hormona femenina por excelencia.

8.-Aliado del corazón: Una copa al día en el caso de las mujeres o dos en el de los hombres, contribuyen a aumentar los niveles de colesterol bueno en la sangre y previenen las complicaciones cardiovasculares.

9.-Cuida la próstata: Un estudio asegura que consumir siete vasos de vino tinto semanales después de cumplir los 40 años de edad, reduce en más de la mitad los diagnósticos de cáncer de próstata.

10.-Hábitos saludables: Un estudio publicado en el British Medical Journal revela que los aficionados a la degustación del vino suelen comprar alimentos más sanos y tener una dieta más equilibrada que los consumidores habituales de cerveza. Según este informe, los enófilos consumen más aceitunas, frutas, verduras, quesos bajos en grasa, leche y carnes saludables.